Tomarte una pausa ¿Por qué es importante hacerlo?

Comadre

Por Nancy Estrada

Si eres workaholic y no puedes imaginar pasar una semana en completa relajación sin sacarte de la cabeza el trabajo, te daremos algunas razones por las cuales descansar y tomar un tiempo para ti, serán tu mejor aliado para reconectarse y lograr tus objetivos de manera más clara.

Capacidad de Atención

Sin duda mantenerte enfocado resulta ser uno de los beneficios más grandes de tomar una pausa. El correcto descanso hace que además de tener energía, tu mente se despeje tomando mejores decisiones y avanzando más rápidamente.

Está comprobado que cuando estas cansado, estresado o preocupado tu eficiencia se ve reducida drásticamente, es por eso que tomarte un tiempo ayudará a recuperar tu rendimiento.

Motivación

Otra de los beneficios es poder aclarar la mente al crear recuerdos positivos. Esto se debe a que cuando viajamos o simplemente nos damos un tiempo para nosotros mismos nos damos a la tarea de vivir el momento presente y favorecemos el autodescubrimiento al relajar nuestros pensamientos. Esto se ve traducido en sentirnos nuevamente motivados y a recordar nuestras metas de un inicio.

Aumenta tus habilidades comunicativas y sociales

¿Quien no se ha ido de viaje y llega con amigos nuevos? Si quieres conocer gente nueva y hacer relaciones que puedan complementar tu entorno, no hay nada mejor que viajar. Al encontrarte en un mismo ambiente es difícil conectar con otras personas. Cuando viajas te vuelves más empático y activas ese sentido de querer pertenecer al lugar en el que te encuentras de visita.

Recarga de tus activos de genialidad

Las buenas ideas también se agotan. Y más si te encuentras cansado. Trabajar en ciclos equilibrados permite que tus ideas se sigan nutriendo al encontrarte fresco y relajado. Un momento en calma además de traernos ideas brillantes, nos permite replantearnos las prioridades, amplificando la energía y devolviendo el equilibrio.

José Manuel Moltó Jordá, miembro de la Sociedad Española de Neurología nos dice, “viajar abre el cerebro, lo vuelve más creativo, nos da más capacidad de comprender: de alguna forma lo activa porque necesitamos adaptarnos a muchas nuevas sensaciones y esto es favorable para nuestro cerebro”.

Amplias tus horizontes y aprendes más

Tener un tiempo para ti mismo eleva tus niveles de curiosidad y tus ganas de aprender se activan. Cuanto más sabemos, menos trabajamos. Ya sea que descubras un lugar nuevo, tomes un descanso para leer un libro o pases unos días en familia, es un gran paso para retomar esas ganas de ser la mejor versión de ti mismo. Sin dejar de lado que tu perspectiva se transformará, detectarás fácilmente oportunidades y te encontrarás con un sentimiento de agradecimiento a tu regreso.

 

Ahora que tenemos claro que no todo en la vida es trabajo, toma un tiempo para ti y los que amas. Frena un poco el ritmo para regresar más feliz y con energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *