No tengo tiempo

nancy

Por Zu Musi

“No tengo tiempo” se ha convertido en la declaración de moda de los últimos años. Es más “cool” no tener tiempo disponible que tenerlo; y parecería que, entre menos tiempo disponible tienes, eres más productiva porque “haces más”.
Pero eso no es real. Hacer muchas cosas no significa que somos más productivas; hacer muchas cosas en la mayoría de los casos, es más un reflejo de estar MUY ocupadas, pero no necesariamente de ser MUY productivas.

¿Y cuál es la diferencia?

Ser productiva -según mi significado- es cumplir el objetivo que te propones (alineado a tus metas y objetivos más generales) para cada cosa y hacerlo lo mejor posible, en el menor tiempo posible. Una persona ocupada, efectivamente tiene muchas “ocupaciones” o cosas que hacer, pero no necesariamente van orientadas a sus objetivos o a hacerse lo mejor posible, en el menor tiempo posible.

Estar ocupado se ha convertido en un vicio, en algo adictivo. Si tenemos tiempo de sobra, así sean 10 minutos, estamos buscando qué hacer. Queremos estar ocupadas, porque no queremos silenciar la mente. No queremos encontrarnos con nosotras mismas, no queremos enfrentar una realidad. A veces es que no nos gusta quienes somos, a veces que no nos gusta lo que hacemos, o incluso que no sabemos cómo adentrarnos en nosotros a encontrar paz y tranquilidad. El ruido, el movimiento y la actividad, se han convertido en nuestra paz. Necesitamos regresar a la paz que sentíamos cuando teníamos tiempos libres, cuando había más huecos en nuestro calendario, sabiendo que está bien hacer pausas.

Tener mucho tiempo libre nos inquieta, porque no sabemos cómo usarlo y no sabemos estar con nosotros mismos. Nos inquieta tanto que dejamos de ser productivas, porque alargamos nuestras actividades o hacemos cosas que no tienen mucho sentido, con tal de sentir que estamos haciendo algo.

Lo preocupante es que hemos llenado nuestra agenda con actividades o cosas que no solo no van orientadas a nuestros objetivos -porque a veces no sabemos ni qué queremos- sino que además no nos aportan mucho. Vemos huecos en el calendario y creemos que forzosamente tienen que estar llenos y eso nos genera frustración y ansiedad.  Lo que pasa es que normalmente no hacemos una selección consciente de las cosas, personas o actividades a las que queremos dedicar tiempo, y por inercia, vamos llenándonos de compromisos y de “si´s” que en el fondo no queremos dar, manifestándonos así, como personas altamente ocupadas. La regla que hemos olvidado es que puedo ocuparme poco tiempo y ser extremadamente productiva, así como puedo estar ocupada todo el día sin ser siquiera poco productiva, porque no estoy alcanzando mis objetivos.

No necesitas hacer mucho para ser productiva y mucho menos para SER más. Tu valía personal no aumenta por la cantidad de cosas que haces. No somos productivos en función de hacer mucho, sino en función de hacer aquello que nos proponemos.

¿Qué puedo hacer para ser más productiva y menos ocupada?

  • No llenes tu agenda de cosas para mantenerte ocupada o por no saber decir que no. Selecciona conscientemente actividades, personas o cosas que sientes que aportan a lo que quieres lograr y a quien quieres ser, y también que disfrutes o te apasionen.
  • Pregúntate ¿para qué quieres estar tan ocupada? ¿qué está pasando contigo que no quieres pausar o tener tiempo disponible? ¿qué pasaría si estuvieras menos ocupada? ¿qué estás evadiendo? ¿qué sientes o qué te dices a ti misma cuando no estás ocupada?
  • Ten objetivos claros por actividad o por día. Así tu energía puede concentrarse en alcanzar lo que estás buscando. Si no tienes claro lo que quieres conseguir con lo que haces, vas a empezar a llenarte de actividades que no te llevan ahí.
  • Recuerda siempre que tu valía personal no va en función de lo que haces o logras. Estar constantemente ocupada no te hace ser mejor profesionista o persona.
  • Dale prioridad en tu agenda siempre a lo que es importante para ti y a lo que te acerca a tus objetivos y quién quieres ser. Los espacios libres pueden ser para descansar, hacer cosas que disfrutas, hobbies, pasar tiempo con gente que quieres. No te sientas mal si “no tienes nada que hacer”, y usa esos tiempos para hacer algo que tengas dentro de tu lista de deseos. Tu lista de deseos es simplemente una hoja o unas notas sobre cosas que quieres hacer cuando vayas teniendo tiempo; no son cosas que te urgen, pero si que te gustaría hacer, como por ejemplo; leer X artículo, ver X película, ver una Ted Talk que guardaste, hacer respiraciones o meditar, hablar a alguien que quieres, etc… Así aseguras estar aprovechando tu tiempo en algo que quieres.

Zu Musi
Coach, Capacitadora, conferencista y consultora. Ama trabajar con gente, dentro y fuera de las organizaciones,  acompañándolos en procesos de transformación y autoconocimiento, para SER quienes quieren ser, encontrar su propósito y lograr lo que se proponen.

  • Coach Ejecutivo por la ICC, Coach de Vida por la ICF, y  Master en Habilidades de Coaching por la ICF.
  • Design Thinker certificada como Instructora y facilitadora de la metodología de Design Thinking, otorgada por el World Design Organization (icsid)
  • Más de 7 años desarrollando proyectos de consultoría estratégica y de innovación para empresas y emprendedores.
  • Fundadora de LUMA Consulting, empresa dedicada al desarrollo humano, capacitación y liderazgo, dentro y fuera de las organizaciones.

Sigue a Zumusi en sus redes sociales

Redes: Instagram: @zumusi

FB: ZU MUSI @zumusicoach

×