Un aplauso a tu vida

nancy

Por Yoanna Berrondo

Este mes me dispuse a escribir por y para toda mujer que ha sido afectada por el cáncer de mama, por y para toda mujer que le gusta llamarse guerrera y la que no soporta el término porque observa este evento no como batalla sino cómo un momento de paz y reestructuración; por y para toda mujer que se enojó por sentir injusticia ¿por qué yo? y por la que no se da tiempo para cuestionarlo; por y para toda mujer que vive esta experiencia acompañada o abandonada, la que tiene ganas de tener actitud el día de hoy y la que quiere llorar por este momento, la que se muestra enojada con Dios y la que se aferra en todo momento, la que decide vivir cómo si fuera el último día de su vida y la que se despierta otro día más buscando el milagro que la saque de esta difícil situación; la que prefiere vivirla en soledad y la que necesita rodearse de muchos, la que busca celebrar y olvidar mientras otra se enfoca y se ocupa.

Mi cáncer diferente al de ellas y a la vez similar, en todas estas altas y bajas, porque un día necesité paz, otro día guerra, en algún momento soledad, llanto y tristeza mientras que al día siguiente tuve ganas de olvidar, reír y celebrar. Nadie es experto en la experiencia de vivir el cáncer, nadie te enseña ni te prepara, simplemente se presenta y avanzas, momento a momento, con los buenos y malos diagnósticos, con los días buenos y los malos avanzas, tropezando y acertando, que más da, si cada amanecer tienes el valor de levantarte y seguir el paso con la cabeza agachada o levantada pero te levantas una y otra vez. Lo he visto, lo he experimentado y escuchado en las muchas historias de cáncer que he podido tocar, todos de alguna u otra forma nos sentimos igual y tenemos los mismos pensamientos de valor y terror, así es. Hoy si lees este pequeño texto te deseo que tus ojos vean mas cosas bellas, que de tu boca salgan mas risas, que recibas muchos abrazos y más palabras de aliento, que te rodeen muchos cuando tienes ganas y que la soledad te sepa dulce cuando es tiempo de respirar y recuperar aliento, que en cada bocado se mezclen los contrastes y le den una experiencia espectacular, que en tu corazón resalten las emociones positivas y se dispersen las negativas. Que esta enfermedad te traiga muchas bendiciones y razones que te permitan entender para qué, pero sobretodo que encuentras la razón y los propósitos que trae tu vida a muchas vidas. Así que aplaudo tu esfuerzo, tu despertar, tu caminar, tu vida.

YOANNA BERRONDO es sobreviviente de cáncer, un tumor cerebral la llevó a desarrollar una metodología basada en reemplazar hábitos tóxicos por herramientas positivas en cuerpo, pensamiento, emociones, entorno y espíritu para encontrar la salud. En los últimos años se ha dedicado a dar coaching individual o en grupo a personas afectados por el cáncer, además de realizar conferencias, cursos y talleres para prevención de enfermedades. Escritora del libro “Sin Espacio Para el Cáncer ” y generadora de contenidos en redes sociales para compartir experiencias, información y herramientas que le han ayudado a  mantenerse con salud,  en remisión y llevar una vida sana.

×