La importancia de una “infancia feliz y contenida”

nancy

Por Ivonne Solis
¿Recuerdas cuando jugabas en tu infancia? Si cierras los ojos por un segundo y pudieras regresar al momento más feliz y divertido de tu infancia, experimentarías la misma sensación de alegría y energía que invade tu interior. Volvería a tí esa enorme sonrisa, y tal vez hasta el mismo aroma, temperatura o incluso el mismo ritmo cardiaco agitado de aquel momento.

Es así, como la memoria de nuestras células nos re-estimula y lleva a aquellos eventos agradables o inclusive a los más dolorosos de nuestra primera infancia; debido a que el cerebro graba toda la información que emite o recibe nuestro cuerpo ante una situación, acción, aroma, sonido, sabor, gesto o palabra.

Sabiendo todo esto, tenemos una buena razón para cuidar el lenguaje, vínculo y relación que tenemos con nuestr@s hij@s desde el momento que son concebidos.

Está comprobado que desde el embarazo emitimos vibraciones al bebé y por ello, es recomendable que desde la etapa prenatal se fomente una relación más consciente y afectiva entre mamá/papá y bebé; para que desde el momento de su concepción se registre una bienvenida a la vida.

Los primeros 3 años de vida de un ser humano son los más importantes en su formación emocional, ya que es la siembra de todas las herramientas que le permitirán crecer con independencia, seguridad, autorregulación y tomar mejores decisiones.

Aunque pueda parecer que un bebé no nos escucha desde que está en el vientre de la madre, o bien, si al nacer pensamos que no nos comprenderá y que no habrá un efecto secundario a largo plazo por cómo le tratemos o nos comuniquemos con él o ella, es importante que puedas:

– Hablarle cuando está en el vientre y hacerle saber que le esperas con amor

– Mirarle a los ojos desde el primer momento que nace.

– Hablarle con su mismo lenguaje de gestos y balbuceos.

– Contemplarse un@ al otr@.

– Comprender sus propios códigos familiares e incluso explicarle cuando también está siendo un día difícil para tí porque también es nuevo tenerle contigo, o que a veces simplemente no sabes qué hacer.

Ten la tranquilidad y confianza en que tu naturaleza te brindará la sabiduría necesaria y en un segundo te dará la respuesta indicada para calmar cualquier situación que se presente con tu bebé.  Es magia pura y el despertar de tu materidad/paternidad.

El acompañamiento emocional de padres/madres a sus hijos en estos primeros años, permite sostener con amor y guía cada etapa de su crecimiento y desarrollo sin caer en una sobreprotección. Simplemente que tu bebé sienta que estás presente como mamá/ papá lo que le dará la contención necesaria para no desbordarse emocionalmente y le enseñará a estructurarse a nivel cerebral y corporal (motricidad gruesa y fina), un mejor aprendizaje (cognitivo), mayor coordinación y equilibrio en todas las áreas de su vida, autorregulación de emociones; entre muchos otros beneficios como el área social, lenguaje y de integración sensorial.

Es por ello, que entre mayor sea el número de experiencias positivas que vivas con tus hijos en su primera infancia con un acompañamiento amoroso, límites y reglas claras, como parte de la estructura y orden que requiere dicha contención en el ser humano; se verán reflejadas en su adolescencia, que es cuando confirman su identidad y personalidad. De lo contrario, si la mayoría de las experiencias en dicha etapa son con desamor, indiferencia, autoritarismo, violencia, estrés tóxico, falta de control en tus emociones, libertinaje en sus acciones, abandono físico o emocional, esto puede impactar en la forma como se relacione en su adolescencia, y su vida adulta se podría ver implicada en codependencia, inseguridad, miedo, culpa, violencia, sufrimiento, insatisfacción, adicciones, desvalorización o infelicidad.

Es por ello que hoy te invito a hacer la diferencia, al sembrar una infancia feliz y contenida, para desarrollar adolescentes y adultos felices, contenidos, amorosos, realizados, prósperos y exitosos.

Lic. Ivonne Solís
• Licenciada en comunicación y especialista en desarrollo humano.
• Psicoterapeuta en terapia sistémica familiar y configuraciones sistémicas (constelaciones familiares).
• Consultora en “escuela para padres”.
• Asesorías para vivir un “embarazo consciente y afectivo”.
• Conferencista y capacitadora.
• Coach empresarial en comunicación interna y externa.
Consultas previa cita:

También puede interesarte: ¿Qué es inteligencia emocional y por qué la necesito?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

¡Conoce nuestra nueva comunidad CO-MADRE Digital!

Un espacio virtual para seguir generando alianzas y negocios.