apps para trabajar a distancia

5 herramientas para trabajar a distancia que debes tener en tu lista de preferidas

POR LILI MARLEEN  

El trabajo remoto nos ha llevado a modificar procesos, desde la comunicación con colegas hasta la forma de hacer negocios. Si te estás adaptando a realizar tus actividades a distancia, te recomendamos siete herramientas que te harán la vida (y la jornada laboral) más sencilla. 

Trello 

Esta plataforma te ayuda a mantener a tu equipo organizado por medio de tableros. Además de los pendientes de la oficina, puedes incluir actividades personales, casi, casi como lo que haría Marie Kondo en tu computadora. Cuenta con una app para descargarse en el celular y permanecer con acceso a toda la información. 

Slack

Es una plataforma de mensajería que se divide en canales de áreas o proyectos, para no perderse en el universo de la bandeja de entrada general. Los archivos relevantes pueden “fijarse” en cada canal, de modo que sean de fácil acceso para los colaboradores.

Se recomienda el uso de canales especiales para anuncios, en los que se genere interacción. Todo puede sincronizarse con otras apps de calendarios y videollamadas. 

También te puede interesar: 10 minutos al día bastarán para aumentar tu engagement en Instagram

Loom 

Esta herramienta que, por cierto, es gratuita te permite grabar la pantalla de tu computadora, por lo que es ideal para explicar procesos en video. Tiene una opción para incluir dos pantallas y puedes editar las grabaciones (recortarlas y agregar llamados y miniaturas). 

Join.me 

Se utiliza para organizar juntas virtuales. La diferencia con otras plataformas de videollamadas es que el enlace de la reunión puede personalizarse con el nombre de la compañía y la temática a tratar. Además, ofrece la opción de llamadas gratuitas y conferencias de audio con más de 50 países (por teléfono o computadora). 

Spark 

¿Cuánto tiempo te tardas en revisar tu correo electrónico? Ahora que por fin varias juntas que pudieron ser un mail sí lo están siendo, nuestra bandeja de entrada suele estar saturada y creemos que debemos revisarlo todo para evitar dejar pasar algo importante. 

Esta plataforma te echa la mano pues reúne tus correos de distintas cuentas y los clasifica. Además, permite la creación de cuentas compartidas con tu equipo de trabajo. 

También te puede interesar: 5 secretos para posicionarte en redes sociales

El pilón

Toggl 

Quisimos agregar esta sexta herramienta porque nos parece súper importante que, cuando trabajes desde casa, seas consciente de las horas que pasas frente a la computadora. 

Toggl te permite ajustar el tiempo necesario para cada tarea. Además de ayudarte a realizar 

inteligencia emocional porque la necesito

¿Qué es inteligencia emocional y por qué la necesito?

POR LILI MARLEEN 

Piensa en el peor jefe que hayas tenido, ese que se encendía a la primera de chispa y armaba una revolución porque Pepito no entregó a tiempo. Quizá, podía ser un genio en los negocios, pero carecía de inteligencia emocional, una característica que, conforme expertos, se desarrolla desde la infancia, en particular durante la (temida) etapa de los berrinches, y por nuestras vivencias. 

“La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestras propias emociones y las de los demás para tener un adecuado manejo de distintas situaciones y entornos; también nos permite manejar el estrés y relacionarnos con otras personas”, dice Dalia Abruch Guttman, quien es psicóloga clínica con una maestría en psicoterapia. 

De acuerdo con la especialista, es importante distinguir la inteligencia emocional de la cognitiva. La primera no tiene nada que ver con el IQ de una persona, por el contrario incluye empatía, habilidades sociales y autoconocimiento

“El punto de partida para desarrollar inteligencia emocional es el autoconocimiento: quién soy, qué me mueve, cómo me hacen sentir diferentes estímulos y cuál es el impacto que tengo en mi entorno”. 

Una vez que ya identificaste todo sobre ti, sigue el punto de “autocontrol”, que nos permite anticipar estímulos que disparan ciertas emociones y tener un manejo más cognitivo y pensado al momento de reaccionar. No ser tan impulsivos. 

“Tal vez no haya habilidad psicológica más esencial que la de resistir al impulso”, escribe el psicólogo Daniel Goleman en su libro “Inteligencia Emocional”. “Todas las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reacción automática con los que nos ha dotado la evolución”. 

¿Cómo le hago para trabajar en mi inteligencia emocional? 

El mismo autor, Daniel Goleman, cuenta con una teoría de ataque amigdalar, el cual se produce en la parte del cerebro que regula funciones biológicas, como respuestas de ataque y huída. 

“La corteza cerebral se encarga de frenar los impulsos de la amígdala para tener una respuesta más pensada, sin embargo, hay ocasiones que la amígdala lanza un impulso tan fuerte que no se alcanza a frenar, entonces ocurre un ataque amigdalar (y explotamos)”, explica Dalia Abruch.  

Existen diversas formas de trabajar en nuestra inteligencia emocional y evitar ataques amigdalares, una de las más importantes es la respiración. Hay que aprender a hacerlo profundamente y pausar. Como cuando te dicen que cuentes hasta 10. 

También son recomendables ejercicios de meditación, llevar una alimentación saludable, dormir adecuadamente y hacer ejercicio físico. Si ya te sientes muy “ahorcado” se vale buscar apoyo profesional. 

En un mundo ideal, una persona con inteligencia emocional es consciente de cómo se siente emocionalmente, tiene amigos cercanos, le es fácil expresar sus emociones, conoce sus fortalezas, tiene claridad de hacia dónde quiere ir, puede adaptarse al cambio, maneja bien la ansiedad en situaciones estresantes o inciertas y es realista. 

Para concluir, este tipo de inteligencia nos ayuda a relacionarnos mejor y a vivir las situaciones de manera plena, sin tanto estrés. 

Si te interesa profundizar en este tema, puedes contactar a la psicóloga Dalia Abruch, por medio del correo electrónico: daliaabruch@gmail.com

estres cuarentena coronavirus

Cómo bajarle al estrés en tiempos de coronavirus

Por Liliana Ortiz

El encierro o cuarentena, como lo quieras llamar, ha representado para muchos de nosotros un reto psicológico. Daniela Gutiérrez, quien es coach ontológico y cuenta con certificaciones en psicología positiva y mindfulness, nos dice cómo reducir el estrés y la ansiedad en estos tiempos de crisis. 

Lo primero que hay que hacer, conforme la especialista, es estar atentos al momento presente. “Esto no quiere decir que vivamos el momento, sino que vivamos en el momento”. 

¿Cuántas veces te has encontrado diciendo: “cuando todo vuelva a la normalidad”? Este pensamiento nos hace pensar en el futuro, sin embargo, hay que entender que la “normalidad” es la que estamos viviendo ahora y no sabemos qué cambiará mañana. 

“La clave es evitar hacernos ideas sobre el futuro o de un pasado que no necesariamente existe. Vivir el tiempo actual y lo que está sucediendo”. 

Lo segundo es “dejar de tener un cerebro divagante (que va de un lado a otro) o autómata (que hace las cosas en automático)”, dice Daniela. “Pienso que muchos están entrando en ansiedad porque estamos muy acostumbrados a vivir nuestra vida de forma automática y cuando nos cambian el chip, nuestro cerebro entra en pánico”.

Otro factor que genera palpitaciones aceleradas y que te suden las manos, de acuerdo con nuestra entrevistada,  es que estamos muy acostumbrados a vivir hacia afuera, así que pasar tiempo con nosotros mismos o con nuestra familia nos causa pánico. 

Seguramente has escuchado a alguna amiga que ya no tolera a su marido o tú eres esa persona, no te hagas.

Los que piensas, lo que dices, lo que haces

“Nuestro cerebro no distingue entre una amenaza real y una creada por nosotros mismos” Cada vez que decimos cosas, como: “siento que me muero”, quizá lo tomemos a la ligera, pero nuestro cerebro no, él no sabe que es puro drama y entra en modo de guerra. 

Daniela aconseja evitar que nuestro pensamiento divague y que nuestras palabras sean catastróficas y estén fuera de la realidad. “Realmente no estás muriendo por quedarte en casa, ni te vas a volver loco”.

Otro punto indispensable para controlar lo que pensamos es darnos cuenta de lo que consumimos, no solo la parte alimenticia, sino también toda la información que vemos en las noticias y redes sociales

Y entonces, ¿cómo le hago? Fácil, cuando te des cuenta de que estás pensando en algo catastrófico, cambia ese pensamiento por uno positivo, aunque no resulte tan natural.

“Nuestros hábitos también alimentan lo que decimos y pensamos”, conforme Daniela. “Se dice que en la edad adulta el 95% de lo que pensamos, decimos y hacemos responde a una programación de hábitos que hemos formado, solo el 5% quiere cambiar”. 

Es por eso que justo cuando nos disponemos a hacer ejercicio nuestra mente bombardea con pensamientos, como: “estoy muy cansada” o “¿para qué, si no logro bajar ni un gramo?”. Si queremos comenzar nuevos hábitos hay que luchar con nuestra programación. 

Tampoco te estreses, “es importante que nos preguntemos si eso que queremos hacer responde a quienes somos y cómo nos queremos sentir”. 

Estamos bombardeados de tantas actividades para hacer en línea que eso también genera ansiedad, tranquilo, no debes ser productivo todo el tiempo y está bien que, si tienes hijos, le des unas vacaciones a la mamá o al papá perfecto.

“Si nunca has cocinado no tienes que intentar hornear el pastel más fancy del universo”. 

¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad?

De acuerdo con nuestra entrevistada, la ansiedad tiene que ver con nuestros pensamientos a futuro y es una reacción del cuerpo para volver a su estado normal. 

Lo que hay que hacer cuando sientas cualquier síntoma de ansiedad es aceptar lo que está pasando y luego intentar seguir el ritmo de tu respiración (aunque esté acelerada). “Es normal que al principio te pongas más ansioso, pero poco a poco regresarás a tu estado normal”. 

En resumen, para bajarle al estrés en estos tiempos de crisis por coronavirus hay que prestar atención plena a lo que hacemos y estar presentes en el momento actual. Una recomendación adicional es evitar que el celular sea lo primero que vemos cuando nos despertamos y lo último antes de irnos a dormir. 

También date chance, no se trata de forzarte a estar mejor; puede ocurrir como cuando estás intentando quedarte dormido, con tantas ganas, que menos lo logras. 

Si te interesa tomar un taller de mindfulness y conocer más consejos para mediar el estrés, puedes contactar a Daniela Gutiérrez, por medio de la página: betteronline.mx.

competitividad entre mujeres

¿De verdad somos más competitivas entre mujeres?

El otro día platicando con un par de amigas tocamos un tema en el que las tres estuvimos de acuerdo: las mujeres somos más competitivas entre nosotras, no es que me enorgullezca de eso (aclaro), pero hasta existen teorías al respecto. 

Le voy a cambiar el nombre (para no crear rencillas), pero no cambio la historia, y acá va: hace algunos años una exjefa, a quien llamaremos Ana, me contrató como su mano derecha. Al principio todo iba bien, pero en cuanto se dio cuenta de que tenía más experiencia que ella en ciertos temas, comenzó a limitarme en mis funciones.

A los pocos meses recibí una propuesta, un proyecto freelance que me tomaría algunas horas al día. Hablé con Ana para ajustar horarios, pero me respondió que le incomodaba que tuviera un empleo adicional, y no por cuestiones de logística o conflicto de intereses, sino porque ganaría más dinero. Ahí terminó nuestra relación laboral.

Según Emily V. Gordon, del New York Times, las mujeres competimos entre nosotras, nos restamos autoridad y nos debilitamos. “Para muchas mujeres es normal sentir que tienen que protegerse de otras mujeres y eso es agotador”, dice la escritora, quien es autora de una columna de consejos. 

Conforme el estudio “¿Las mujeres usan la agresión indirecta como una estrategia de competencia intrasexual?”, realizado por The Royal Society, las mujeres (en general) somos propensas al uso de agresión indirecta que generalmente se dirige a otras mujeres. Este tipo de comportamiento incluye: críticas hacia la apariencia de un competidor, exclusión social y esparcimiento de rumores. 

La revista Muy Interesante también aborda este tema y afirma que el comportamiento competitivo de las mujeres tiene sus raíces en el pasado evolutivo de los seres humanos, cuando la mujer no podía correr el riesgo de lesiones porque debía procrear y cuidar bebés, y entonces, en lugar de la lucha física, empleó la exclusión social. Para esta afirmación el medio de comunicación se basa en un estudio de la Universidad de Durham

Podríamos escribir un par de párrafos más explicando esta teoría, pero mejor abordemos algo que también nos interesa, y eso es: crear comunidad entre nosotras.

Platicamos con la psicóloga Diamanda Carrasco quien nos recomendó acciones para generar alianzas y buenas relaciones con otras mujeres

Primero hay que evitar normalizar comentarios denigrantes hacia otras mujeres. “La violencia y el acoso no se deben justificar”, dice la especialista. Además de respetar las decisiones y puntos de vista de las demás y  evitar prejuicios. “Es mejor si nos apoyamos y realizamos comentarios con cumplidos sinceros”, afirma.

como organizar tu agenda

Cómo organizar una rutina para que el día te alcance

“No hay nada más valioso que nuestro tiempo”, nos lo han repetido infinidad de ocasiones y parece que no nos queda claro porque seguimos malgastándolo en procrastinar. Cuando nos levantamos por nuestro segundo café de la mañana y también cuando checamos el celular para responder un mensaje, pero terminamos viendo las fotos del cumpleaños de nuestro sobrino Pablito en Facebook, y es que se ve súper chulo. ¿Te suena? 

Para de sufrir, estos cinco consejos de especialistas nos ayudarán a poner orden en nuestra rutina y agenda personal y del trabajo: 

Lleva un registro de tu tiempo. Así como hacemos un presupuesto de nuestros gastos, es conveniente plasmar en papel el tiempo que tardamos en realizar cada actividad y cuántas hacemos al día. Quizá logres descubrir porqué siempre estás corriendo. 

Ten claras tus prioridades y no te satures. Define qué actividades son indispensables y cuáles pueden esperar. Una agenda repleta de cosas por hacer puede terminar por frustrar a cualquiera. 

Mantén ordenado tu espacio de trabajo. El desorden genera estrés e impide que nos concentremos y seamos lo suficientemente eficientes. 

Establece una rutina y cúmplela. Aunque nadie te persiga, decide despertarte temprano, desayunar y, quizá, hasta hacer un poco de ejercicio antes de comenzar con el trabajo del día. Recuerda que también se trata de cuidarte. 

Descansa. Arianna Huffington sostiene en su libro “La Revolución del sueño” que dormir bien no es algo opcional, es indispensable para tener buena memoria y salud, lo que te hará más productivo. 

Si implementamos un mejor sistema de trabajo podremos despegarnos de la computadora a tiempo para disfrutar un viernes, por ejemplo. O poder ocuparnos en proyectos personales. 

controlar la ansiedad sin saquear el refrigerador

Aprende a controlar la ansiedad sin saquear el refri en el intento

Por Lili Marlen

Primero hay que entender que la ansiedad es una emoción normal que todos llegamos a sentir y tiene una función”, dice Melissa Tena, quien es nutrióloga. “En esta contingencia por coronavirus nos sentimos ansiosos por pensar en el futuro y porque tenemos incertidumbre de lo que podría pasar”. 

Conforme la especialista, es común que busquemos calmar la ansiedad con alimentos que nos den placeres momentáneos, claro, como chocolate o una pizza tamaño familiar. Sin embargo, estas comidas son las que menos ayudan y, por el contrario, intensifican nuestros síntomas con palpitaciones y sudoración. 

“Darte un gustito te dará un alivio pasajero, pero debes entender que no vas a resolver ni calmar una emoción”, dice Mel. Para después agregar que cualquier emoción dura aproximadamente 20 minutos, lo demás depende  de cómo respondamos. “Las personas que viven estresadas es porque alargan una emoción”. 

Estos son algunos consejos de Melissa para controlar la ansiedad sin saquear el refri en el intento: 

-Cuando comamos algún alimento hay que poner todos nuestros sentidos en eso, disfrutar su textura, olor y sabor; evitar comer “en automático” frente a la computadora. 

-Si tenemos antojo de un snack, elegir insumos naturales, como frutas, verduras y semillas. Además de que te van a quitar la sensación de hambre, ayudarán a nivelar tu glucosa.

-Pon atención a las señales de hambre y saciedad, y no las confundas con ansiedad.  

-Conocernos a nosotros mismos y saber qué nos ayuda a calmarnos siempre es benéfico. Podemos hacer actividades como ejercicio, meditar o jugar con nuestras mascotas. 

Ideas de botanas para comer mientras trabajas

Conforme la nutrióloga, podemos realizar dos colaciones entre nuestras comidas fuertes del día. Aquí algunas sugerencias: 

  1. Cereales con fruta, un ejemplo es avena con pasas y la fruta que tengas en casa. 
  2. Proteínas, que generan saciedad por más tiempo, como queso cottage con semillas

Recuerda que lo más importante es ser amables con nuestro cuerpo, aprender a escucharlo y no presionarnos por lo que deberíamos o no hacer.

Efectos psicologicos del encierro

Efectos psicológicos del encierro y en qué nos ayuda pertenecer a una comunidad

Por Lili Marlen

Ya sea que lleves un par de semanas o más de un mes en confinamiento o encierro por las medidas de Sana Distancia ante el coronavirus, seguramente durante ese tiempo has experimentado diversos estados de ánimo. 

Quizá un día despertaste con mucha energía, hiciste yoga, te inscribiste a un curso en línea y horneaste tu propia cena (algo que jamás habías hecho), pero a la mañana siguiente, sin motivo, te cuesta el triple de lo normal levantarte de la cama, como si la sábanas te tuvieran atado. Déjanos decirte que es completamente normal. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud algunos de los efectos de estar largos periodos en casa, son: hastío y aburrimiento, desánimo para realizar actividades comunes, irritabilidad y enojo, sensación de no estar realizando algo productivo, sensación de injusticia, tristeza y hasta que nos volvamos un poco paranoicos con nuestro estado de salud. 

Entre las consecuencias emocionales incluso pueden presentarse complicaciones familiares, que seamos poco tolerantes, que permanezcamos mucho tiempo dormidos y hasta existe riesgo de violencia: hacia nuestra pareja, hermanos, padres o con nuestras mascotas.

Las estrategias para enfrentar estos síntomas, que comparte la misma organización, consisten en, antes que todo, recordar que lo que estamos viviendo es una situación temporal y reconocer que si estamos en casa es por nuestro bien y por el de otros. 

También ayuda establecer una rutina que nos ayude a tener cierta sensación de normalidad y control, despegarnos de la televisión y buscar actividades que nos mantengan ocupados. 

Por supuesto, una red de apoyo siempre hará la diferencia, esta puede estar conformada por tu familia o incluso por otros emprendedores como tú. Mantente en contacto con ellos por medio de las redes sociales y continúa generando ideas creativas, quizá, hasta para modificar el modelo de tu negocio mientras todo regresa a la normalidad o lo más cercano a esta. 

“Busca estar con personas a las que les tengas confianza y que te puedan apoyar en estos momentos”, informa la Secretaría de Salud. Y recuerda que las crisis son oportunidades de mejorar.

×

¡Conoce nuestra nueva comunidad CO-MADRE Digital!

Un espacio virtual para seguir generando alianzas y negocios.