un paso para alcanzar la libertad financiera

Un paso a la libertad financiera

Por Ana Cecilia Zerboni Sentíes, Asesora financiera.
Estoy segura, que todos quisiéramos llegar a un punto, en el que no tengamos que invertir ni tiempo, ni dinero y poder estar generando ingresos para solo trabajar por gusto o simplemente vacacionar, ¿a poco no les gustaría?… bueno, pues esa es la definición de Libertad Financiera y en este artículo, les explico los conceptos más importantes para poder alcanzarla.

Libertad Financiera

Primero, me gustaría explicarles que existen dos tipos de libertad financiera: la libertad financiera temporal y la libertad financiera total.

Libertad Financiera Temporal

La libertad financiera temporal, significa ser financieramente libre por un tiempo determinado, es decir, si hoy dejas de trabajar, ¿cuánto tiempo puedes seguir viviendo sin ningún problema?, ¿cuántos ahorros tienes, que puedan solventar los gastos de meses o años?.

Este tipo de libertad, nos da cierta seguridad por un tiempo, y nos da la libertad de poder hacer otras cosas, como experimentar en otro negocio, incluir mejoras en nuestros negocios, planear decisiones en nuestra vida o simplemente protegernos ante cualquier eventualidad que pueda suceder, como la que hoy estamos viviendo. Para tener una buena salud financiera, yo siempre recomiendo que al menos se tenga entre 3 y 6 meses de libertad temporal, para poder maniobrar en nuestra vida.

Para poder saber de cuánto es tu libertad temporal, primero tienes que saber de cuánto son tus gastos fijos mensuales y posteriormente dividir tus ahorros, entre tus gastos fijos, para saber con cuántos meses puedes estar, sin necesidad de tener un ingreso.

Libertad Financiera Total

Se alcanza, cuando tus ingresos pasivos son mayores a todos tus gastos, es decir, hacer dinero mientras duermes y que ese dinero sea mayor a tus gastos. Pero se han de estar preguntando, ¿qué son los ingresos pasivos?.

Los ingresos pasivos, son aquellos por los que no tenemos que trabajar para adquirirlos, es decir, cuando no tenemos que invertir ni dinero, ni tiempo, para estar generando ingresos recurrentes y constantes.

Algunos ejemplos de ingresos pasivos podrían ser:

  • Inversiones en bienes raíces que te generen rentas (departamento en renta, fibras inmobiliarias, locales comerciales)
  • Cetes
  • Acciones que generen dividendos
  • Negocio que genere utilidades (en donde tú no trabajes y alguien más lo esté operando)
  • Propiedad intelectual (escribir un libro, derechos de autor con una canción, artículos en donde generas regalías)
  • Planes de retiro (una vez concluido el plazo podrás tener ingresos pasivos de forma vitalicia)

En el siguiente artículo, estaremos platicando sobre los riesgos a los que me puedo enfrentar, si no llevo a cabo una buena planeación, ocasionando que mis metas financieras se retrasen o ya no se cumplan.

Si no sabes cómo empezar y/o quisieras tener una asesoría personalizada, búscame. La asesoría es sin costo para la comunidad de Co-Madre.

Ana Cecilia Zerboni Sentíes.

Asesora financiera con 11 años de experiencia en servicios financieros, cuenta con certificaciones internacionales y nacionales. Durante este tiempo, se ha especializado en brindar asesoría para guiar a sus clientes a través del ahorro inteligente, crear y proteger el patrimonio familiar y ayudarles a gozar de tranquilidad financiera.

Cel. 5525586659
IG: @tips_finanzas
FB: @ZerboniAsesor

×

¡Conoce nuestra nueva comunidad CO-MADRE Digital!

Un espacio virtual para seguir generando alianzas y negocios.