Tips para cuidar tu cartera este fin de año

  1. Haz un presupuesto.

Con todas las ofertas y regalos que hay que comprar en esta época es muy fácil gastar más de lo que tenemos o debemos. Empieza con un presupuesto que se ajuste a tus necesidades de fin de año antes de comenzar a gastar.

 

  1. Compara precios de lo que vayas a comprar.

No siempre la que parece ser la mejor oferta es el mejor precio. Siempre compara los artículos que vayas a comprar en diferentes comercios, antes de tomar una decisión.

 

  1. Compra por anticipado.

Si compras todos los regalos que tienes que dar en diciembre vas a gastar mucho en muy poco tiempo, prevé lo que tienes que comprar y empieza desde el buen fin; puedes encontrar grandes descuentos y no tienes que pagar todo de jalón.

 

  1. Después de las fiestas… ¡vienen las rebajas!

No caigas en la tentación de comprarte mil cosas en fin de año recuerda que no hay mejor época que después de las fiestas para conseguir prácticamente lo mismo a mucho mejores precios.

 

  1. Aprovecha los precios del año corriente para el año que viene.

Busca pagar membresías, inscripciones y demás en el año corriente que vayan a subir de precio el próximo año y ahorra un poco.

 

  1. Paga tus tarjetas de crédito en su totalidad antes de límite.

Utiliza tus tarjetas solo como medio de pago para aprovechar el financiamiento gratuito, pero no abuses como medio de crédito al menos que sea una emergencia. Pues esto te puede salir muy caro.

 

  1. Usa la cabeza, antes que el corazón.

Invierte tu dinero pensando racional y lógicamente no en proyectos cerca de tu corazón. Siempre invierte en algo que entiendes y en lo que confías… no en algo que te “lata”.

 

  1. Recicla y reutiliza.

No tienes que comprar todo nuevo. Quizás el vestido que usaste hace un año para la fiesta de navidad de la familia de tu novio está más que perfecto para la de este año con tus amigos del trabajo. O no tienes que envolver tus regalos con papeles y moños de cientos de miles de pesos, se creativo y ahórrate un dinerito.

 

 

 

 

 

Mitos y realidades del marketing digital por The Marketplace

Mito 1: El marketing digital puede resolver todas las necesidades de un negocio.

Realidad: El marketing digital es una herramienta muy importante para lograr crecer tu negocio, sin embargo, no es la cura para todos los males que un negocio presenta.

El marketing digital es solamente una parte integral de un plan de marketing multifacético en donde todos los elementos (incluyendo la mercadotecnia tradicional) son igual de importantes.

 

Mito 2: El marketing digital solamente aplica para los jóvenes.

Realidad: La edad demográfica más común en redes sociales como Facebook radica entre los 25 y 34 años, esta estadística representa solamente al 29% de los usuarios. El marketing digital puede usarse para enfocarse a consumidores de diferentes edades, hasta los de 65 años y más. Lo importante es conocer a tu audiencia y crear contenido adecuado para ella.

 

Mito 3: El marketing digital puede producir ROI de inmediato.

Realidad: Muchos negocios están convencidos de que van a obtener resultados en ventas inmediatos a través del marketing digital. Si se gastan cierta cantidad en anuncios en redes sociales o SEO obtendrán tres o cuatro veces su inversión, de manera inmediata. El ROI en marketing digital es difícil de medir, pero no imposible. Sin embargo, los esfuerzos de marketing digital, bien aplicado, siempre funcionan a largo plazo… solamente deben ser pacientes.

 

Mito 4: El marketing digital es gratis.

Realidad: Aunque es verdad que el marketing digital no es tan costoso como el tradicional, es necesario invertir dinero para que este se vuelva mRealidad: en marketing digital.

y puede ser hasta 62% m tan costoso como el tradicional, lazo… plan de marketing multi-fac tás efectivo. El marketing digital tiene la capacidad de generas tres veces más conversiones que la mercadotecnia tradicional y puede ser hasta 62% más barato, pero no gratis.

 

Mito 5: Más es mejor en marketing digital.

Realidad: En un principio, la norma era crear el mayor tráfico posible sin importar el contenido que se publicara. Esto ya no funciona, ya que los cambios en los algoritmos de motores de búsqueda ahora dan preferencia a la calidad de contenido mucho más que a la cantidad. Recuerden menos siempre, es más.

 

 

100 razones por las cuales amamos a México cada día más

  1. La gente.
  2. El maíz.
  3. El aguacate.
  4. El palacio de Bellas Artes.
  5. Los puestos de fruta fresca en los parques.
  6. La Quebrada.
  7. El Tepozteco y Tepoztlán (y Tepoznieves).
  8. El estadio Azteca.
  9. San Miguel de Allende.
  10. El Tajín (lugar y chilito).
  11. El centro histórico de Puebla.
  12. Cancún, la playa más bonita de México.
  13. Las barrancas del Cobre.
  14. La zona arqueológica de Uxmal.
  15. Cri-cri el grillo cantor.
  16. Las lagunas de Montebello.
  17. La Minerva en Guadalajara.
  18. El volcán Popocatépetl.
  19. El parque México y Ámsterdam en La Condesa.
  20. Los mercaditos.
  21. Día de muertos en México.
  22. Tulum obvio.
  23. El papalote museo del niño.
  24. Frida Kahlo mi amor.
  25. El Castillo de Chapultepec.
  26. Los globeros y vendedores de algodón de azúcar.
  27. Lotería.
  28. Los vinos de Baja California.
  29. El Baby O.
  30. Las mañanitas la canción de cumpleaños y el restaurant en Cuernavaca.
  31. Las Garnachas.
  32. La biosfera de Celestún.
  33. Los helados de Roxy.
  34. Los Mariachis.
  35. El lago de Chapultepec.
  36. Los Sombreros de Charro.
  37. San Cristóbal de las casas en Chiapas.
  38. Xilitla en San Luis Potosí.
  39. Todooooos los tacos.
  40. El Pozole.
  41. La canción México lindo y querido.
  42. El zócalo de la CDMX.
  43. El queso Oaxaca.
  44. La carne de Sonora.
  45. El Ajusco nevado.
  46. Los boleros de todo el país.
  47. Café Tacvba, la banda y el restaurant.
  48. El Ate con Queso.
  49. Las fresas de Irapuato.
  50. La flor cempaxúchitl.
  51. Un machacado para desayunar en Monterrey.
  52. La Central de abastos.
  53. Montealban.
  54. Los trompos.
  55. El Chapulín Colorado y el Chavo del Ocho.
  56. El museo de Frida Kahlo en Coyoacán.
  57. El mole.
  58. El Cerro de la Bufa en Zacatecas.
  59. Los voladores de Papantla.
  60. Pulparindos, miguelitos, checolines, etc.
  61. La Casa de la Bola en la CDMX.
  62. María Félix.
  63. La ensalada César de Tijuana para el mundo.
  64. Los chiles en nogada cuando es temporada.
  65. Tlaquepaque.
  66. Las hamacas.
  67. El Lago de Cuitzeo en Michoacán.
  68. El penacho de Moctezuma
  69. Valle de Bravo.
  70. Los xolo-escuincles.
  71. Los refrescos Yoli, solo en Acapulco.
  72. El árbol del Tule en Oaxaca.
  73. Los Vochitos.
  74. Obleas de Cajeta.
  75. Las mariposas Monarca del Estado de México.
  76. Los molletes, o mejor aún las bombas de Veracruz.
  77. El Corona Capital.
  78. La tiendita de la esquina. (Cada quien la de su casa).
  79. El abierto mexicano de Tenis.
  80. Los churros de El Moro.
  81. El Pico de Orizaba.
  82. El desierto de Sonora.
  83. El Huapango.
  84. El papel picado.
  85. CDMX, la ciudad más grande del mundo.
  86. Hierve el Agua en Oaxaca.
  87. Puerto Escondido en la costa del Pacífico.
  88. Las trajineras de Xochimilco.
  89. CU.
  90. Cozumel.
  91. Barra Vieja en Guerrero
  92. Los manglares de Yucatán.
  93. El festival Trópico en Acapulco.
  94. Chocolate abuelita.
  95. Real de Catorce en San Luis Potosí.
  96. Las micheladas.
  97. Los Nopales.
  98. Toda, absolutamente toda la Riviera Maya.
  99. Los Tamales.
  100. Los conciertos en el Foro Sol.

9 tips de administración para la mamá trabajadora

  1. Reconoce el poder de decir “NO”.

No necesitas ir a cada junta sin sentido, adjudicarte trabajo que no te corresponde y además ser la mamá que recoge a todos los amigos de tus hijos de sus clases de la tarde y los deja a cada uno en su casa. Muchas veces saber decir que no es difícil, pero es una herramienta que ayuda a liberar más tiempo de tu día y establecer tus límites de una manera sana.

 

  1. Diviértete en el proceso.

La gente mega estresada no es tan productiva como la que se la pasa bien. Necesitas algo que te relaje para funcionar tanto en el trabajo como en la casa. No hay nada más importante que hacer tiempo para ti y las cosas que verdaderamente disfrutas.

 

  1. Haz las paces con el hecho de que la perfección no existe.

No existe la perfección y es por eso que es imposible alcanzarla. En lugar de obsesivamente tratar de ordenar tu casa (aunque ya está ordenada) o intentar ser la mamá perfecta con el manicure perfecto y los hijos sin un pelo parado; encuentra una mejor manera de pasar el tiempo. Como, por ejemplo: hacer algo divertido con tus hijos.

 

  1. Pon metas realistas a diario.

Una “to-do list” demasiado ambiciosa es completamente inútil. ¿De qué te sirve apuntar tareas que sabes que no podrás cumplir ese día? No somos superhéroes y no debemos tratar de serlo. Ponte metas realistas que sepas que puedes cumplir cada día; ya verás que de poco en poco se logra mucho.

 

  1. Vive en el presente.

El estar presente (mindfullnes) te permite concéntrate en lo que tienes que hacer. Las prácticas como yoga o meditación te ayudan a concéntrate, y la concentración nos lleva a la productividad; encuentra el método que más te funciona para lograr esto y siempre mantente en el presente.

 

  1. Duerme lo suficiente.

Necesitas darle prioridad a tus horas de sueño para que puedas rendir en el día. Si estás cansada durante tu día vas a tardar mucho más en completar lo que tienes que hacer. Hasta agenda tus horarios de dormir igual que si estarías agendando una cita con tu cliente más grande. Además, así lograrás pasarle hábitos sanos de sueño a tus hijos.

 

  1. Aprende a delegar.

¿Cuántas veces te has encontrado diciendo “ya no te preocupes lo hago yo”? Probablemente más de las que te gustaría… Tendemos a aventarnos encima más responsabilidades de las que nos corresponden y eso hace que desperdiciemos mucho tiempo. La solución es fácil, deja que cada quien se ocupe de sus tareas, eso incluye a tus colegas, a tus hijos y a tu pareja.

 

  1. Aléjate del Internet en tus tiempos libres.

Como es bien sabido el Internet es un vórtex para nuestra generación y consume muchísimo tiempo valioso. Un pequeño “break” del Internet o redes sociales se puede convertir en horas de tiempo perdido que no puedes recuperar. Establece límites tanto para tí como para tus hijos.

 

  1. Deja de tratar de multitaskear.

¿Sabes qué rindes mucho mejor cuando le das toda tu concentración a una sola cosa?, no solo haces las cosas mejor, sino más rápido. Si estás trabajando deja de preocuparte de la cena, de la boleta, del lunch, etc. Y esto también aplica para tus hijos; si les estás ayudando con su tarea no estés contestando mails de la chamba. Dale su lugar a cada cosa y así cada cosa te dará tu lugar a ti.

 

 

5 estrategias para hacer crecer tu negocio en línea por The Marketplace

  1. Define bien tu audiencia principal.

Si tratas de llegar a todo el mundo, vas a acabar sin llegarle a nadie; tus esfuerzos van a ser en vano. No vas a poder alcanzar a la gente si no estás dirigiéndote a una audiencia en especial. Entre más específico puedas hacer este grupo de gente, más fácil va a ser tu estrategia de marketing. Tu marca y mensaje debe de ser siempre muy claro.

 

  1. No apuestes todas tus cartas en Redes Sociales.

Mientras que es obvio que no puedes ignorar las redes sociales, no puedes hacerlas tu prioridad para tráfico y conversiones de tu página web. El chiste es crear tu negocio en tu propia plataforma, no en la de alguien más (Facebook, Instagram, etc.); el objetivo es que la gente se suscriba a tu página e interactúe con tu negocio personalmente, no solo en las redes sociales.

 

  1. Deja de copiarle a otros emprendedores.

Por lo general los clientes compran de alguien al que conocen y confían; no de extraños. Si tu negocio parece ser un clon de algún otro más famoso; nunca van a conocer lo que tienes que ofrecer ni tu valor agregado. Si la audiencia decide comprar, seguramente lo hará del negocio más original. Siempre puedes inspirarte y agarrar ideas de alguien más; pero ser original no tiene precio.

 

  1. Menos es más.

Tu página web siempre debe verse limpia y simple. Recuerda que no necesitas todos los widgets y plugins que WordPress ofrece. No debes confundir a los usuarios de tu sitio. El chiste de todo esto es lograr que la gente llegue a tu página, y resolverles lo más fácil y rápido posible sus problemas. Por lo general los negocios con bases fuertes son los más simples.

 

  1. No quites el ojo de tus objetivos.

Al final del día si quieres que tu negocio sea exitoso debes determinar que vas a seguir persiguiendo tus objetivos sin importar lo que se venga. La perseverancia es lo que hace que los negocios crezcan. ¡Nunca te rindas! Debemos ser pacientes, construir algo nuevo toma tiempo, pero si nos enfocamos bien lo podemos lograr.

14 cosas que toda mujer trabajadora debería tener en su bolsa

 

  1. Flats.

Sabemos que muchas veces es importante lucir espectacular para juntas con clientes o gente importante. Pero… ¿Qué hay de la comodidad? Llevarte unas flats o bailarinas en la bolsa para rendir todo el día es esencial.

 

  1. Toallitas removedoras de maquillaje.

Para esos días largos, vuelos atrasados, etc., no hay nada como una refrescada exprés; a nadie le gusta estar con maquillaje más de 24 horas.

 

  1. Crema hidratante.

No por trabajar debemos de descuidar el órgano más grande que tenemos: nuestra piel. Es más, deberían cargar con una crema de manos y una facial.

 

  1. Cargador portátil.

¿Cuántas veces te has tenido que excusar diciendo que se te acabo la pila del celular? ¡Es inaceptable! Toda mujer trabajadora debe necesariamente cargar con una pila portátil, literal por si las moscas.

 

  1. Un planeador a la antigüita.

Aunque te creas la muy millennial, tener una libreta y/o planeador que te ayuden a organizar tu agenda día con día es muy útil cuando tienes millones de cosas en las que pensar.

 

  1. Un buen libro.

Bien sabes que nunca falta el cliente que te hace esperar horas en su sala de juntas o tienes un largo trayecto de Uber que cubrir… nada como un buen libro para sacarte de apuros en el aburrimiento. Mucho mejor que el feed de stories de Instagram, a decir verdad.

 

  1. Un vaso para café reusable.

Las mujeres trabajadoras solemos consumir mucho, pero mucho más que un solo café al día y lo responsable de nuestra parte es no andar tirando vasos desechables por toda la ciudad, mejor usa uno para todo el día.

 

  1. Lima de uñas.

Ya que no contamos con todo el tiempo del mundo para siempre tener el pedicure y manicure al punto… es importante tener al menos las herramientas necesarias para hacer un retoque por aquí y otro por allá de vez en cuando.

 

  1. Atrapa pelusas.

Mucho más aún si tienes mascota. Pero este esencial no puede faltar en tu bolsa para siempre lucir lista, limpia y presentable a donde quiera que vayas.

 

  1. Lentes

¿Obvio no? Ni modo que salgas sin lentes de sol a la calle por todo el día en una ciudad en la que el clima cambia cada cinco minutos.

 

  1. Mentas o Chicle.

Sobra decirlo, pero por obvias razones en completamente esencial en la bolsa de cualquier mujer, no solo las trabajadoras; es más no solo las mujeres. Por un mundo con mejor aliento por favor carguen con chicles o mentas en sus bolsas.

 

  1. Tarjetas de presentación.

Parece lógico… pero ¿cuántas veces te has encontrado en situaciones en las que te arrepientes terriblemente de no cargar contigo una de estas?

 

  1. Un poco de maquillaje.

No la gran cosa, pero si lo esencial para sacarte de apuros cualquier día que surja una cita o comida formal. Siempre debes lucir impecable.

 

  1. Una pluma.

Seamos realistas, todavía es un mega must del día a día en el mundo laboral… todavía no la libramos con puro Smartphone.

Beneficios de trabajar en un espacio co-working

Muchas veces lo que más nos emociona de ser emprendedoras es el no tener una oficina ni ataduras de horarios. Trabajar desde casa o llevar tu laptop por todos los cafés de la ciudad puede sonar a un sueño hecho realidad. Sin embargo, este estilo de vida muchas veces viene con retos y frustraciones difíciles de superar. Es por esto que florecen los espacios co-working en años recientes; el balance perfecto entre oficina e independencia, entre estructura y libertad.

A continuación los beneficios de trabajar en un espacio co-working:

Te vuelves más eficiente.

Un espacio estilo oficina crea un ambiente de energía y concentración entre los colegas. De acuerdo a estudios de la revista Forbes, las oficinas compartidas han logrado que el 64% de los emprendedores sean más productivos, que el 68% de ellos se sientan más enfocados y que el 90% de estas personas tengan más confianza en sí mismos. En los espacios co-working la gente está tan ocupada con proyectos que verdaderamente le apasionan, que contagian sus ganas de trabajar y salir adelante.

Networking, networking, networking.

El trabajar aislado coloca una barrera entre el negocio y la gente que potencialmente podría ayudar a que este florezca. Los espacios co-working reúnen a gente que cuenta con una gran variedad de habilidades y aptitudes. También podemos encontrarnos con personas con diferentes opiniones y maneras de resolver problemas. Finalmente se trata de una comunidad en donde todos buscan un beneficio en común.

Apoyo moral.

Si eres emprendedor, bien sabes que hay veces en donde dudas de ti mismo y de tu negocio. Pero rodearte de gente que está viviendo prácticamente lo mismo que tú y está experimentando el mismo tipo de riesgo puede ayudar mucho en estos momentos de incertidumbre.

Flexibilidad.

Si estás empezando a considerar que tu negocio se beneficiaría de una oficina, pronto te darás cuenta todo lo que esto implica. Un espacio co-working se encarga de pagar las cuentas de luz, internet y gas, de la renta, de recibir paquetes, etc. Además de que por lo regular puedes rentar el especio por periodos de tiempo mucho más flexibles.

Estructura.

Trabajar desde casa presenta una gama gigantesca de distracciones, es muy difícil ser eficiente con la T.V., las mascotas, la familia, la cocina, etc. Al lograr separar el trabajo de la casa obtienes mucha más estructura, tanto en tu vida como en el trabajo.

Combate la soledad.

Se dice que la vida de un emprendedor puede llegar a ser solitaria. Trabajar solo puede llegar a aislarte y llegar a tener un efecto negativo en la mente del emprendedor. Las interacciones de un lugar de trabajo son parte esencial de la vida diaria. Aunque en un espacio co-working cada quién está trabajando en su propio negocio, estarás rodeado de gente que piensa parecido a ti y con un estilo de vida que se empata con el tuyo.