¿Cómo saber si tienes el foco puesto en lo negativo?

¿Cómo saber si tienes el foco puesto en lo negativo?

Por Coach Aliza
¿Cómo identificar si tienes el foco puesto en todas tus partes negativas? Quiero que cierres los ojos y hagas una pequeña lista de todos tus defectos y virtudes. Si automáticamente sale una lista eterna de todos tus defectos, si sale una lista incansable de todas las cosas que sabes haces mal y te cuesta trabajo encontrar dos o tres cosas que consideras virtudes, tienes tu foco puesto en todas tus cosas negativas.

¿Cómo saber si tienes el foco puesto en lo negativo?

Aprender a poner tu foco en  tus cosas positivas es un ejercicio. Es algo que aprendemos a hacer. Es algo que es muy sencillo que tú también aprendas hacer. Cuando creciste, posiblemente toda la gente te decía (tus papás principalmente, tu familia, tus amigos, tus maestros) todas esas cosas que hacías mal y posiblemente pocas veces te premiaban esas cosas que hacías bien.

Vivimos en una sociedad donde te es muy fácil apuntar todas esas cosas negativas que tenemos. Nuestro color de piel nunca nos parece, nuestro color de ojos, nuestro largo del pelo, el cómo nos arreglamos, si tenemos muchas pecas, si tenemos los hombros derechos.

Nos es sumamente fácil hacer una lista clarísima y larguísima de todos los defectos de esas personas que tenemos en frente de nosotros y sobre todo de todos esos defectos que tenemos nosotros. Y tenemos una lista muy pequeña de todas las cosas  que hacemos bien y que estamos en orden.

Es muy importante que aprendas a poner el foco en las cosas que haces bien. Es muy importante que aprendas a aclarar tu visión y empieces a hacer una lista todos los días, si es necesario, de aquellas cosas que te salen bien. Aprende a premiarte, aprende a alagarte y aprende a identificar las cosas para las que eres maravillosa y me queda claro que poco a poco lo vas hacer más fácil.

Es un ejercicio, tienes que hacerlo, tienes que aprender, tienes que encontrar ese valor en ti para decirte “esto sí me gusta”, “esto me salió bien” y, aunque al principio considere que son muy pequeñas, empieza con las cosas básicas “qué bonito me desperté hoy”, “qué bien que llegué a tiempo”, “qué bien que tengo un trabajo”, “qué bien que tengo internet”, “qué bien que tengo dónde desarrollar y dónde hacer grandes cosas” y poco a poco veras que vas a desarrollar la mejor versión de ti.

Aliza Szejnberg: Coach Estratégico Empresarial y de Vida, Instructora de Mindfulness, Utilizando el Programa de Embajadores de Mindfulness, desarrollado por Mindfulness Without Borders.

Promotora de la salud mental, utiliza las redes sociales como medio para promover una cultura de crecimiento y desarrollo personal, con el #LaMejorVersionDeMi

Redes:
Instagram: coach.aliza.cdmx
Facebook:  @CoachAliza
Youtube: Coach Aliza

También puede interesarte

Hábitos matutinos que cambiarán tu vida

hábitos matutinos que cambiarán tu vida

Hábitos matutinos que cambiarán tu vida

Por Nancy Estrada
Cada día es una oportunidad para hacer las cosas diferentes, es por eso que las mañanas son muy poderosas para emprender una nueva actitud, hacer aquello que más te guste o ponerle una intención a tu día. Los estudios revelan que la fuerza de voluntad es más fuerte por las mañanas, siendo el tiempo más productivo. Es por eso que aquí te damos algunos hábitos matutinos que cambiarán tu vida.

hábitos matutinos que cambiarán tu vida

Al levantarte medita 10 minutos respirando profundamente

Meditar te ayuda a mantener tu mente en calma, si lo haces respirando profundamente calmarás la agitación, el estrés y la ansiedad. Procura levantarte una hora antes, cuando todo se encuentra en silencio para que no tengas distracciones.

Bebe agua para darle un impulso inicial a tu cuerpo

Nuestro organismo está formado en su mayor parte por agua. El 75% de los músculos, el 90% del cerebro, el 22% de los huesos y el 83% de nuestra sangre son agua. Beber agua en ayunas nos ayuda a eliminar toxinas, poner en funcionamiento nuestro aparato digestivo, estimular el movimiento intestinal y además nos permite comenzar el día con mucha energía, eliminando las sensaciones de sueño y cansancio.

Agradece 

La gratitud es la emoción de expresar apreciación por lo que uno tiene. El acto de agradecer es el acto de enfocarse en lo bueno de la vida. Recuerda que aquello en lo que te enfocas se expande, es por eso que agradecer nos enfoca en lo positivo que tenemos en nuestra vida. 

Inicia con un desayuno consciente

Presta atención a tus alimentos. Muchas veces desayunamos a prisa por falta de tiempo y no nos fijamos en que estamos consumiendo. Trata de planear que es lo que vas a desayunar y pregúntate siempre si eso que comerás te dará energía o te hará sentir pesado por el resto de tu mañana. 

No pierdas de vista las pequeñas cosas que te hacen feliz

A veces nos enfocamos tanto en la meta que olvidamos disfrutar el camino. Dedica tiempo de tu mañana en hacer eso que te da felicidad, puede ser pintar, bailar al ritmo de la música o simplemente convivir con tu familia. Así comenzarás tu día lleno de inspiración y con ganas de afrontar lo que venga.

Escribe

Pon por escrito esas ideas y pensamientos que no han salido. Escribir temprano, despierta tu creatividad y te ayuda también a combatir la procrastinación durante el resto del día. No importa si al principio no sabes que escribir, deja que tus pensamientos fluyan y al leerlo muchas cosas tendrán sentido.

Ponle atención a tu día

Esto es una de las cosas que puede ocurrir desde la noche, pon por escrito 3 cosas que necesites si o sí hacer al día siguiente. Esto además de darte enfoque, te ayuda a cumplir tus metas y dejar de procrastinar.

Realiza tu ejercicio favorito

Hacer ejercicio siempre es benéfico para tu salud física, mental y emocional, porque además de ayudarte a estar en forma, ayuda a reducir o prevenir padecimientos como el mismo estrés, además que hacerlo en la mañana te mantendrá en un estado energizante. 

Aprende algo nuevo

Aprovecha el silencio de las mañanas para dominar un tema que quieras aprender, desde leer un libro, escuchar un podcast o tomar un curso online. Así sean 20 min. aprender algo nuevo por las mañanas te permite estar enfocado y recibir mejor este conocimiento. 

Y tú ¿Qué hábito realizas al despertar? No olvides siempre preguntarte ¿Esto que estoy haciendo me está acercando a mis objetivos?

También puede interesarte ¿Qué es inteligencia emocional y por qué la necesito?

Síguenos en nuestras Redes Sociales:

Instagram: @co_madre

inteligencia emocional porque la necesito

¿Qué es inteligencia emocional y por qué la necesito?

POR LILI MARLEEN 

Piensa en el peor jefe que hayas tenido, ese que se encendía a la primera de chispa y armaba una revolución porque Pepito no entregó a tiempo. Quizá, podía ser un genio en los negocios, pero carecía de inteligencia emocional, una característica que, conforme expertos, se desarrolla desde la infancia, en particular durante la (temida) etapa de los berrinches, y por nuestras vivencias. 

“La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestras propias emociones y las de los demás para tener un adecuado manejo de distintas situaciones y entornos; también nos permite manejar el estrés y relacionarnos con otras personas”, dice Dalia Abruch Guttman, quien es psicóloga clínica con una maestría en psicoterapia. 

De acuerdo con la especialista, es importante distinguir la inteligencia emocional de la cognitiva. La primera no tiene nada que ver con el IQ de una persona, por el contrario incluye empatía, habilidades sociales y autoconocimiento

“El punto de partida para desarrollar inteligencia emocional es el autoconocimiento: quién soy, qué me mueve, cómo me hacen sentir diferentes estímulos y cuál es el impacto que tengo en mi entorno”. 

Una vez que ya identificaste todo sobre ti, sigue el punto de “autocontrol”, que nos permite anticipar estímulos que disparan ciertas emociones y tener un manejo más cognitivo y pensado al momento de reaccionar. No ser tan impulsivos. 

“Tal vez no haya habilidad psicológica más esencial que la de resistir al impulso”, escribe el psicólogo Daniel Goleman en su libro “Inteligencia Emocional”. “Todas las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reacción automática con los que nos ha dotado la evolución”. 

¿Cómo le hago para trabajar en mi inteligencia emocional? 

El mismo autor, Daniel Goleman, cuenta con una teoría de ataque amigdalar, el cual se produce en la parte del cerebro que regula funciones biológicas, como respuestas de ataque y huída. 

“La corteza cerebral se encarga de frenar los impulsos de la amígdala para tener una respuesta más pensada, sin embargo, hay ocasiones que la amígdala lanza un impulso tan fuerte que no se alcanza a frenar, entonces ocurre un ataque amigdalar (y explotamos)”, explica Dalia Abruch.  

Existen diversas formas de trabajar en nuestra inteligencia emocional y evitar ataques amigdalares, una de las más importantes es la respiración. Hay que aprender a hacerlo profundamente y pausar. Como cuando te dicen que cuentes hasta 10. 

También son recomendables ejercicios de meditación, llevar una alimentación saludable, dormir adecuadamente y hacer ejercicio físico. Si ya te sientes muy “ahorcado” se vale buscar apoyo profesional. 

En un mundo ideal, una persona con inteligencia emocional es consciente de cómo se siente emocionalmente, tiene amigos cercanos, le es fácil expresar sus emociones, conoce sus fortalezas, tiene claridad de hacia dónde quiere ir, puede adaptarse al cambio, maneja bien la ansiedad en situaciones estresantes o inciertas y es realista. 

Para concluir, este tipo de inteligencia nos ayuda a relacionarnos mejor y a vivir las situaciones de manera plena, sin tanto estrés. 

Si te interesa profundizar en este tema, puedes contactar a la psicóloga Dalia Abruch, por medio del correo electrónico: daliaabruch@gmail.com