Entrevista Cristina Menchaca

 In Uncategorized

¿Cuál ha sido el mayor reto de ser una mamá trabajadora?

 

Han sido varios retos grandes pero principalmente diría que organizar los tiempos para poder cumplir con todo lo que se espera de nosotras. Es decir, que el mayor reto es poder tener varios roles simultáneos, asumiendo las responsabilidades que cada uno conlleva y aún así no olvidarnos de nosotras mismas. A mi se me dificulta ponerme en primer lugar porque siempre quiero que mi familia esté bien, cumplir con lo que se espera de mi en el trabajo y ser ejemplo como líder; sin embargo, para lograrlo muchas veces me descuido y me dejo en el último lugar. Esto tiene ciertas repercusiones negativas inclusive en mi salud pues a veces me quedo sin comer o como a deshoras; no me da tiempo de ejercitarme o meditar por lo que mis niveles de estrés suben, y además me cuesta mucho trabajo decir que “no” por lo que termino sobrecargada de tareas.  Si de por sí la maternidad nos consume el mayor porcentaje de nuestra atención y tiempo; combinarlo con un rol profesional, es aún más retador. Además considero que nuestra sociedad todavía no está del todo preparada para dar a las madres que trabajamos la flexibilidad que en ocasiones se necesita por lo que es muy estresante tener que pedir permiso para cada junta en la escuela, cada festival, cada que un hijo se enferma y que te juzguen sin tiempo o sin compromiso por querer cumplir y estar presente en tu rol de madre.

Si pudieras darle un consejo a todas las mamás que buscan emprender ¿Cuál sería?

 

Creo que no sería un consejo para las mamás que buscan emprender solamente, sino para cualquier mamá que quiera tener un rol profesional más allá de la maternidad y éste sería que tengan muy claras sus prioridades, sus valores y que tomen la decisión seguras de que habrá consecuencias y sacrificios que hacer pero que si tienen un sentido, valdrán la pena. Dicen que para poder emprender, hay que tener el mismo tiempo y disposición que cuando se tiene un bebé ya que la demanda y las necesidades serán muchas por lo que hay que entregarse completamente a ello. Por esto, creo que sería conveniente que emprendan en un momento en que a la vez puedan garantizar cierta estabilidad a su familia y a sus hijos.  Por último, les diría que se lancen y que hagan lo que hagan con pasión, pero que traten de organizarse lo mejor posible.

¿Qué es lo que más amas de ser mamá?

 

Casi nunca me lo pregunto… pero creo que poder ver crecer a mis hijos y que vayan conquistando sus propias batallas. Me encanta descubrir los talentos que tienen y  ver cómo van madurando y convirtiéndose en mejores versiones de ellos mismos. Me gusta salir al aire libre con ellos y descubrir cosas juntos; ¡tener compañeros incondicionales de vida me hace muy feliz!

¿Cuáles consideras que son los prejuicios sobre las mamás que trabajan en México?

 

Como lo comentaba antes, considero que aún en muchos sectores, se juzga a la mamá que trabaja como si estuviera menos comprometida en su trabajo por querer estar o atender las necesidades de su familia; como si ser soltero garantizara el compromiso y la disponibilidad. Personalmente he sido muy criticada en varios trabajos por tener cierta flexibilidad laboral lo cual me hace sentir culpable y por supuesto, trabajar horas extras para demostrar que aunque mi horario sea distinto, puedo dar los mismos o mejores resultados que los demás.

 

Por otro lado, aún se nos juzga de que nuestros hijos no reciben la misma atención y educación porque pasan mucho tiempo sin nosotras o hasta se nos juzga de descuido y egoísmo por buscar nuestra propia realización personal o profesional. Como ejemplo, me ha pasado en la escuela de uno de mis hijos que no puedo asistir a alguna actividad porque la agendan a medio día y las otras mamás nos critican a “las mamás que trabajan” por llegar tarde o por perdernos la participación de nuestros hijos sin siquiera detenerse a pensar que nos duele muchísimo no poder estar ahí.

Si tuvieras que elegir a una mujer que admiras muchísimo ¿Quién sería y por que?

 

Tengo varias, pero tendría que decir que mi madre! La eligiría porque nunca se rinde, porque siempre buscó superarse, ser mejor, seguir aprendiendo y porque aún a sus casi 70 años está buscando nuevos proyectos en los cuales involucrarse. La admiro muchísimo por la paciencia que tiene y por su gran fortaleza. También me admiran sus ganas de vivir y  la alegría con la que enfrenta la vida. Pero por sobre todas las cosas, la admiro porque es un ejemplo de apoyo incondicional y de unión familiar.

¿Qué quiere decir ser una Súper Mom o más bien una (Not) Súper Mom?

 

Para mi significa que no tenemos que ser perfectas y poder con todo como los superhéroes de los comics o de las películas en donde se mantienen fuertes y vivos a pesar de lo que sea. Considero que hay una idea impuesta por la sociedad en la  que la mujer tiene que poder con todo: el trabajo, la casa, la pareja, la comida, la diversión, los hijos, los amigos, el gimnasio y todo esto ¡viéndose hermosa y en tacones!

 

Pero la verdad es que a lo largo de mis 13 años de maternidad, he aprendido que soy mejor mamá cuando me muestro real, vulnerable, no-perfecta.  Es verdad que el amor a mis hijos me levanta todos los días de la cama, pero también he aprendido que hay veces en que los que se tienen que levantar son ellos porque yo no me siento bien o un día simplemente no puedo ser tan fuerte.  Hay que aprender a quitarnos la capa y mostrarnos como los seres humanos en evolución que somos. Nuestros hijos no quieren mamás perfectas, sino mamás felices. “(Not) Super Mom” es mi forma de decir que no soy perfecta pero que intento hacer las cosas lo mejor posible al igual que todas las mamás que conozco.

0

Start typing and press Enter to search